Sanz: La enigmática partida de un aliado clave

Ernesto SanzEn las últimas horas tomó estado público la partida de Ernesto Sanz no solo del aún embrionario gobierno de Mauricio Macri, sino también de la política. En una carta pública de su página de Facebook, afirma haber “elegido el camino, porque ante todo, soy todavía el dueño de mi vida. O, como repitió tantas veces Mandela de aquel poema Invictus de William Henley: ‘yo soy el capitán de mi alma‘”.

Mauricio Macri declaró su tristeza por la partida de uno de los pilares fundamentales de su triunfo electoral y repitió el argumento esgrimido por Sanz (“razones estrictamente personales”) aunque hay versiones que contrarían esto.

El desembarco de la UCR en la Alianza Cambiemos fue un hecho inédito en la historia del partido centenario. El mismo Sanz en su carta reconoce  que “no hay registro en nuestra historia de haber llegado al poder en una coalición cuya conducción no pertenece a la UCR. Pero al mismo tiempo, cuya fortaleza parlamentaria y territorial sí tiene mucho que ver con la UCR”. Es demasiado.

Sanz puso en juego su prestigio entre otras cosas porque que sesión tras sesión, en su carácter de Senador, se dedicó a reprocharle al presidente del cuerpo, Amado Boudou, su condición de procesado. Llegó a declarar “no merecemos que la Presidencia de la Nación esté a cargo de una persona procesada, un país en serio no funciona así”, apenas un año antes de poner todo el aparato del partido que presidía a disposición del proyecto de llevar a la presidencia de la Nación a otro procesado, que acumula también 214 causas en la justicia, a saber “estafa y asociación ilícita”, “abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público”, “enriquecimiento ilícito”, “falsificación de documentos públicos”, “amenazas y abandono de personas”, entre otras. Enfrentó, incluso, pedidos de renuncia por parte de sus correligionarios hace apenas tres meses, debido a esta alianza tan poco equitativa con el viejo partido de Alem.

Muchos fantasearon con que Macri le ofrecería la vicepresidencia, otros (aseguran que él mismo trabajó en esa dirección) lo ponían en la Jefatura de Gabinete de Ministros. Finalmente, ofrecerle el Ministerio de Justicia a quien entregó tanto fue casi ofensivo. Esta es la interpretación de quienes ven en la renuncia un acto de despecho.

La otra versión es la de un Sanz atrapado por una lucha de corporaciones. El radical es cercano al Grupo Techint y las crecientes rispideces entre Mauricio Macri y Paolo Rocca habrían conspirado contra su suerte en el círculo del poder efectivo en Cambiemos.

En el marco de estas incógnitas que sucitó el alejamiento, sorprendió la aparición en el día de hoy de una nota en el Diario Perfil que luego quedó inaccesible, según la cual:

La preocupación entre jueces y funcionarios judiciales de altos rangos existe ya que los asesores y colaboradores de Cholakián, descubrieron un modus operandi “ilegal” en las contrataciones de obras públicas que consistiría en “conceder a las empresas adjudicatarias, importes equivalentes al 45 % del valor licitado a través de las modalidades de refinanciación y acopio”, deslizaron los magistrados.

Algunos empresarios a los que se les adjudicaron las obras, se muestran preocupados frente a los incumplimientos en la ejecución de la obra, se pusieron nerviosos al justificar los incumplimientos en los avances de las obras que estarían “paralizadas”, continúan las fuentes judiciales.

Para los jueces que aspiran a un cambio en la administración de la justicia, suponen que el dinero adelantado a las empresas, se trata de un “retorno” constituido por un adelanto de prefinanciación del 10 % y acopio, por el 35 %. Los denunciantes recolectan pruebas de esta táctica de “corruptela” que deberá derribar o asumir Macri en su gestión.

Según la reconstrucción que pudo hacer Perfil.com, serían once las obras paralizadas pese a los millonarios gastos que ya generaron.

Personas allegadas a Ernesto Sanz, según explican los denunciantes, estarían involucradas en estas supuestas maniobras ilegales en compras, contrataciones y licitaciones de obras públicas e informática.

Ernesto Sanz, según explican los denunciantes, tendría varios contactos en estas supuestas maniobras “ilegales” en las compras, contrataciones y licitaciones del poder judicial a través de la Comisión de Administración Financiera. Ante la consulta de Perfil.com a su vocero, este negó dichas acusaciones. (Aquí el enlace a la caché de Google, donde todavía puede consultarse: http://goo.gl/N9LmPY)

Sea cual sea el motivo y ante la crisis que genera esta ausencia, la respuesta ha sido dejar todo el complejo andamiaje de la relación de la UCR con Cambiemos en manos de Cobos, quien hoy afirmó que “la salida de Sanz no rompe Cambiemos, pero complica a Macri”. ¿Divorcio antes de la luna de miel?

Soy Experto en Implementación de Proyectos de e-Learning, trabajo en Comunicación Institucional a través de Social Media para distintas organizaciones universitarias, políticas y del 3er sector y perpetro programas radiales (todavía impunemente) desde hace demasiados años.